jueves, 18 de enero de 2018

Coser para las amigas: la bolsa para la bici de Lola

Nuestro amado Fernando Fernán-Gómez dijo aquello de que las bicicletas son para el verano. Y mira que admiramos a Don Fernando, pero en eso no le puedo dar la razón. Las bicicletas son para todas las épocas, sobre todo si se vive en una tierra que casi nunca baja de los 6 grados y que no ha conocido la nieve desde se inventó el hilo negro.
Dicho esto, una bici, para ser cómoda y funcional necesita un sitio donde llevar las cosas y mi amiga Lola  quería un bolsito tan molón y práctico como su bonita Brompton. 

Las dos claves para conseguirlo son la sujeción y las medidas. 
La sujeción más sencilla es el velcro, claro está. Las cestas y bolsas fabricadas traen agarres metálicos y otros sistemas muy sólidos, pero para hacerlas de forma casera el velcro es lo más fácil: se sujeta muy bien y también te permite llevarte el bolso contigo cuando aparcas. Unas tiras de tela y hebillas metálicas también pueden dar el avío, pero son más difíciles de colocar y de desabrochar después,  por no hablar del peso extra. Vamos, que estamos muy a favor del velcro.

El velcro se agarra como una garrapata
En cuanto a las medidas, las que deben tomarse son:
- La cruz del manillar, donde irá sujeta la bolsa.
- La distancia entre el manillar y la rueda o el guardabarros o el faro, vamos el primer elemento con el que pueda chocar la bolsa cuando vaya colgada. Este sería el largo máximo posible de la bolsa, pero nunca es conveniente ni cómodo que cuelgue tanto.
- El ancho máximo del manillar.

A partir de las dos primeras decidiremos el largo de la bolsa y a qué distancia tenemos que poner los agarres.
El ancho puede ser al gusto del consumidor, pero no debe sobresalir por los lados, así que la dejaremos siempre más estrecha que el manillar.
Los agarres irán dos arriba, que se ajustan en  el manillar y un tercero en la parte baja que va alrededor de la dirección.

El agarre de abajo.
La tela ideal es una loneta gordita y un poco rígida o una piel de imitación (¡o cuero de verdad, si vuestra máquina es capaz de coserlo!). Pero también se puede hacer con una tela fina, poniéndola doble y colocando en medio una entretela lo más rígida posible, que es justo lo que yo hice, porque Lola tenía esta tela brasileña tan alegre que quería aprovechar.
El resto es todo opcional: los bolsillos pueden ser bolsillos laterales, interiores o exteriores, el cierre se puede hacer con cremallera, con broches o con más velcro. También se le puede colocar una correa para llevar como un bolso.

Bolsillo delantero con cremallera

Bolsillo trasero sin cremallera
Asa para llevarla como una maletín

La construcción es sencilla, el bolso se puede hacer en varias piezas, con el fondo plano o como una bolsa, eso ya es a gusto del usuario y de la costurera. Este está hecho en tres  piezas. Dos grandes e iguales se doblan y se cosen por abajo para crear un fondo plano (esta chica lo explica muy bien), haciendo el cuerpo del bolso. Y la tercera, algo más estrecha, hace la tapeta de cierre. Aparte lleva dos bolsillos y un asa, como se ve en las fotos.

Como el estampado es tan discreto, vamos a ponerle una cremallera azul eléctrico
Y así queda:
Por delante, con su bolsillito y su canesú, digo, cremallera

Por detrás, con sus velcros extra fuertes. A prueba de baches.
Así se coloca. Fácil, fácil.

¡Y así luce!
Y con esto ya no tenéis excusa para no disfrutar de vuestras bicis, ¡que el frío no es para tanto, cobardes pecadoras!

jueves, 2 de noviembre de 2017

El batik y yo, capítulo 8: Blusa "Tailandia, qué hermosa eres" para Asun

La blusa que traemos hoy es una mezcla oriental 100%. La tela proviene del "botín" que me traje el año pasado de Tailandia y el patrón lo he sacado de un libro japonés que me compré y que estoy pendiente de comentar: "Negro básico" de Sato Watanabe.
Sin embargo, la mezcla es un poco extraña porque los modelos de este libro son todos en negro o en colores oscuros (el título no engaña) y la tela que he usado es muy colorida. Sin embargo, los patrones son tan bonitos y con líneas tan elegantes que creo que quedarían bien con cualquier tela.
Y la que he usado es esta:
Discreta no es, pero bonita, sí
El modelo original es este:
Sobriamente asimétrico
Y es que la cabra tira al monte porque, por mucho que me gusten las líneas sencillas, los estampados vistosos me pueden y más para el verano, mal que le pese a Doña Sato. Aunque, pensándolo bien, creo que le gustaría la variante: precisamente este modelo sin pinzas ni cortes hace que el estampado luzca en todo su esplendor.
¿Cuáles son los puntos fuertes del modelo? 
Como ya hemos dicho, las líneas simples y elegantes y el escote y bajo asimétricos, subrayados por una tela o cinta de otro color: en el modelo original beige sobre negro y en este caso, el contraste es entre tela estampada y lisa. La tela lisa es un retal de un vestido de mi madre de los años 70,  en perfecto estado y con un color que le va como anillo al dedo.
Si la busco especialmente, seguro que no encuentro un color tan adecuado
Esta vez, como es para una amiga y no para mi, me he saltado un poquito mi propósito de no comprar nada, pero vamos, que más que un salto es un ligero traspiés: he comprado un metro de cinta al bies para el escote y una cremallera invisible para el lateral.
La blusa no es nada difícil de confeccionar, salvo el remate del escote. Por mucho que he buscado y buscado no he encontrado ningún tutorial para que salgan bien los ángulos no rectos. Y por mucho que he cortado, planchado y plegado no había manera de que me quedara como yo quería, así que corté por lo sano, nunca mejor dicho, y ha quedado bastante presentable.
Un corte a tiempo es una victoria
Ángulo obtuso. Dalia también un poco obtusa, porque no ha acabado de quedar bien

Al final está bastante presentable
He cosido el exterior del bies a máquina y el interior lo he rematado a mano, para que quede más curioso y porque mi Asun se lo merece todo. También he rematado a mano la franja inferior de tela azul lisa
La cremallera lateral no es imprescindible, pero como la prenda es muy entallada, resulta más cómodo para ponérsela y quitársela.

Cada vez me quedan mejor las cremalleras invisibles
¡Espero que Asun disfrute mucho de esta prenda y nos sirva a ambas para recordar lo mucho que nos gustó Tailandia y lo bien que lo pasamos allí!
Entre tropical y playera. ¡Y el color es muy favorecedor!

jueves, 19 de octubre de 2017

Modificando patrones básicos: Blusa "Recuerdo de infancia"

No se a  vosotras, pero a mi las jaretas me recuerdan a mis vestidos infantiles. Por eso esta blusa que es clarita, sencilla, sueltecita y con un punto de inocencia, se llama así. Por cierto, que, según nuestra amada y admirada RAE, ¡"jareta" es también un término marinero!

Esta vez os traigo un patrón propio modificado inspirándome en un modelo visto en Pinterest. El patrón inicial no tenía mayor secreto: cuerpo básico, con pinzas delanteras y traseras, sin cuello y con mangas (aunque al final acabó sin ellas). Por cierto, que he visto la foto en Pinterest subida por varios usuarios, pero no he podido encontrar la página original de la que proviene. Si alguien la localiza, que me lo diga, que me gusta dar el crédito a quien lo merece.
Esta era el modelo original.

La tela es una especie de damasco o brocado, mezcla de algodón y seda color hueso. Es un lujo de tela, de hecho, estaba en la sección de telas de novia. Es ligera, pero un poquito tiesa, así que el efecto del vuelo añadido es muy bonito. Ah, y es lavable, que es una cuestión importante en una blusa de verano. La metí en la lavadora con miedo, pero ha salido estupenda, una planchita y perfecta.
La modificación también es sencilla, aunque resultona: soltar las pinzas traseras para darle vuelo -- sí se mantienen unas pinzas pequeñitas de ajuste en los hombros. Las pinzas delanteras se sustituyen por una pieza aparte, también con vuelo y con un adorno de jaretas. para más vuelo aún, las costuras laterales, en lugar de ser curvas y entalladas a la cintura se han hecho rectas y en diagonal desde la sisa.
La pieza delantera lateral queda así.
La foto no es buena, pero se ve cómo queda la pieza

Y la del centro, una vez cosidas las jaretas, así.

Enjaretando

Al frente de jaretas, les di una vueltecita (literalmente) para darle un poco de gracia.
Retorciendo a las pobres jaretas
Una vez lista la pieza frontal, hay que ensamblarla con los laterales. Las costuras en curva tienen su complicación, así que hay que ir con cuidado y es conveniente señalar la costura muy bien, con hilo o con marcador, o incluso hilvanar previamente.

Agárrate, que vienen curvas
Todas esas hilachas que veis son mis señales para ir por buen camino
Pero ni las costuras curvas ni las jaretas me dieron problemas. Metí la pata al medir las mangas y cuando las monté resultaba que no podía mover los brazos. Como un Playmobil, vaya.  En principio, mi profe Viki me enseñó una técnica muy chula que consiste en hacer un inserto de tela en forma de pez (sin cola) en la sisa para darle algo de holgura -- como se hace en los trajes de baile para poder subir fácilmente lo brazos -- pero no resultaba bien, así que tuve que renunciar a la manga.
Al final las jaretas, que nunca las había hecho antes, me salieron perfectas a la primera,  y en cambio las mangas, que se suponía que estaba harta de hacerlas y montarlas, me salieron fatal. Cura de humildad costuril...
Pero bien está lo que bien acaba, quité las mangas y rematé escote y las sisas con bies de la misma tela. Y aunque ha quedado MUY lejos de mi idea inicial, me gusta mucho el resultado.

Siempre buscando marcos incomparables para mis creaciones

Un poco mística (o es que aún no me había tomado el café)
Sí que me hace falta un café, sí
Esta va  a ser mi última costura veraniega de este año, porque parece que el otoño ya ha llegado. ¡Por fin!

jueves, 5 de octubre de 2017

Hay que hacer básicos de vez en cuando: Falda vaquera

Los clásicos dan pereza porque parece que lucen menos, pero ahí es donde se ve de verdad la habilidad costurera.
Esta falda está hecha con el patrón básico de falda, sustituyendo las pinzas delanteras con los bolsillos típicos de vaquero,




y las traseras por un canesú triangular. 
Lleva también todos los detalles habituales de las prendas vaqueras: costuras decorativas en un color a contraste, bolsillos traseros de parche y decorados también con costuras y, como toque final, unos remaches de colores pastel monísimos que encontré en una tienda holandesa muy barata y con muchas chorradas chulas: Zeeman.
Y, por cierto,  otra cadena de tiendas baratas en Holanda que también me gusta mucho es Kruidvat
¡Gran ganga, gran ganga soy de... Holanda!

Y ya que estamos con los clásicos...¡vamos al mundo romano a hacer la sesión de fotos!
Hasta sin cabeza está guapo este chaval
Diana y yo

Las dos divain. Pero yo tengo brazos.
Y como me ha sobrado tela vaquera, creo que también caerá un pantalón. Ya os contaré.
Por cierto, esta gente tan guapa y escultural está en el Museo Arqueológico de Sevilla.

jueves, 28 de septiembre de 2017

La friki bolsa para Fernando

¿Qué es un friki? Según la RAE, como adjetivo significa extravagante, raro o excéntrico y como sustantivo, una persona pintoresca y extravagante o que practica desmesurada y obsesivamente una afición.
Pero esta bolsita no es extravagante ni desmesurada, al contrario, es bonita, pequeña y sumamente organizada. Ideal para que un friki desmesuradamente aficionado a los juegos de mesa y de rol pueda llevarse sus artículos indispensables a todos lados. La bolsita tiene un compartimento para dados, ¡cómo no! y también para una libretilla y lápices.
La tela elegida es una loneta con un estampado precioso de un plano antiguo de París. La compré hace mil años y he hecho mochilas, bolsas y cojines con ella. Es tan bonita que no quiero que se acabe, pero también me encanta hacer cosas con ella, así que se me gastará pronto... en fin, las paradojas de la vida costuril, ¿qué os voy a contar? Para el forro, un algodón japonés con el clásico dibujo de ondas. Va en dos colores, no porque yo tenga ideas muy chulas -- que también --, sino porque no tenía bastante con la tela negra y en vez de comprarla del mismo color, me dio por cambiar. El cierre es de un bolso de lona que he desechado recientemente. ¡Viva el aprovechamiento! Como la loneta es bastante sólida, no he tenido que usar entretela.

Organización ante todo
Como siempre en estos casos, es conveniente tener claro qué vamos a meter en la bolsa para adecuar los compartimentos y las medidas al contenido. La medida de largo será la de los objetos que se vayan a guardar, más unos cuatro centímetros de margen (dejaremos dos por cada lado), más margen de costura (1 cm). De alto, la medida del objeto mayor, más unos tres centímetros, más margen de costura.
En este caso van ser lápices, una libreta y ¡muchos, muchos dados! Para que todo vaya perfecto y no se caiga nada, vamos a poner un compartimento con cremallera para los dados y una pieza envolvente para el cuaderno y los lápices.

Primero hay que cortar las piezas:
  • En loneta, las dos exteriores y la tira para hacer los compartimentos de lápices y libreta.
  • El tela japonesa, las dos piezas correspondientes del forro de la bolsa, el forro del compartimento de los dados y las tiras para el cierre.
Forro y forro, todo uno

El arte de quedarse corta al medir y aprovechar para meter un detalle curioso (el estampado al revés)
Primero montamos la cremallera con las piezas de forro y luego la cosemos a la tela principal, derecho con derecho y le damos la vuelta. Hacemos la misma operación con la lengueta superior. Queda justo así, antes de ponerle los compartimentos.
Azul y negro.

Por fuera.
La tela es una monada
Ahora hay que separar la bolsa de los dados antes de ponerle el resto de compartimentos. Lo haremos con una costura vertical justo en la línea en la que luego pondremos la tira de loneta (si miráis bien, se ve la costura en la siguiente foto). La tira de compartimentos se puede rematar con dobladillo o con cinta al bies. Yo soy partidaria del bies, porque la loneta es gordita y el dobladillo quedaría muy abultado.

Además de medir, es mejor comprobar que las cosas caben realmente antes de coser
Cosido y rematado, para que no se mueva nada
Los compartimentos se dividen con una costura y se rematan con puntos de ojal para que no se suelten al meter y sacar las cosas.

El último paso es colocar las cintas para cerrar. El cierre puede ser de lazada, de velcro o, como en este caso, con un cierre metálico chulísimo. Y encima reciclado de un bolso viejo. La cinta de cierre es regulable. Y la forma de hacerla ya la expliqué en esta entrada.
Cierre reciclado ¡Viva el aprovechamiento!
Notre Dame, oh la lá!

Fermé, fermé, totalmente fermé
Para que no me digáis que no se ve bien el cierre

¡Ya solo falta cargar el bolsillo de dados chulos de todos los colores y tamaños!
Antes de juntarme con un friki, yo pensaba que los dados solo tenían seis caras, tonta de mi...
Y con este equipamiento, seréis la envidia en cualquier evento friki, como las Rolea 2017.

jueves, 14 de septiembre de 2017

Tutorial: Cómo hacer un cierre regulable

Casi todas llevamos una tiranta regulable encima, o más bien dos, porque este tipo es el que suelen llevar los sujetadores. En realidad, este tipo de tira que se puede alargar o acortar según nos convenga puede usarse también en ropa no interior, cierres de bolsos o mochilas, etc.
Es muy útil y muy fácil de hacer pero, como casi todo, tiene su truquillo. Vamos a hacer una juntas y os lo enseño:
En primer lugar, los materiales.
No puede faltar una composición geométrica
  • Una tira principal de tela o elástico.
  • Una tira pequeñita que servirá como base.
  • Una argolla, que completará la base con la tira anterior.
  • Una hebilla.
  • Un cierre. Si estamos haciendo una tiranta, este puede ser opcional, ya que la esta irá cosida a la prenda y también puede sustituirse por un ojal y un botón. Pero como ahora estamos haciendo un cierre de un bolsito, necesitaremos un cierre con dos extremos.
Lo primero es fijar la base, que se compone de una tira y una argolla, por la cual correrá la tira principal regulable.
Se pasa la tira por la argollita y se cose, sin mayor complicación
 Después pasamos uno de los extremos de la tira larga por la hebilla y lo cosemos.

Muy cosido

Y mucho cosido
Ahora pasamos la tira por la argolla de base.


Y ya solo nos queda pasar el otro extremo de la tira también por la hebilla, tal que así:
 
Primero por un lado...

y luego por el otro
De lado se ve mejor
Tendremos cuidado para que la hebilla quede al derecho.
Si fuera una tiranta el extremo iría directamente cosido a la prenda o abrochado con un botón, pero como esto es un cierre, en ese extremo va una de las piezas.
Cierre terminado
Con más detalle
Y aquí con el otro extremo del cierre

Y hasta aquí hemos llegado. Como habéis visto, es una técnica muy sencilla y con muchas aplicaciones. Aparte de la habitual en ropa interior y bikinis, también es útil en ropa infantil  o, como aquí, en bolsos y mochilas. Además, si las hebillas y cierres son bonitos, como este que os he enseñado, añaden un elemento decorativo a la prenda.
¿A que os preguntáis dónde va cosido este cierre tan bonito? La respuesta en breve...